26 de septiembre de 2013

¿Renunciaremos a navegar?


 Está hablando Mairena de quienes pretenden alcanzar las aguas rejuvenecedoras del pensamiento, tal vez la excelencia, la competitividad, la creatividad … pero para alcanzarlas se siguen muchos senderos descaminantes y desorientadores, por desdeño de la ámplia vía de la razón, que es camino de todos, aunque no todos, sino muy pocos, sepan adónde conduce. El gran pecado de nuestro tiempo, en que muchos se buscan y casi nadie se encuentra a sí mismo, es el apartamiento de las calzadas imperiales, y la constante búsqueda de falsos atajos y de las sendas caprichosas, que no llevan a ninguna parte. Con fútiles pretextos hemos abandonado la metafísica, el pensar metafísico que es el específicamente humano, abierto a la espontaneidad intelectiva y a los cuestionarios infantiles, para seguir las líneas tortuosas de dandysmo delicuescente, o de una madurez embrutecida por la fatiga y el alcohol.
¡Bah! ¿Renunciaremos a navegar, que es caminar entre las estellas, porque las estrellas no pueden cogerse con la mano?
En estos momentos, nuestra urgente necesidad no la satisfará una economía que es irracional atajo hacia la autodestrucción. Las naves están listas, las estrellas siguen esperando nuestra decisión.

4 comentarios:

David Porcel dijo...

Muy buena cita, en efecto, hay que invitar al pensar metafísico: http://www.revista-abaco.es/revista-abaco/136-abaco-n-75.html

Saludos

M. A. Velasco León dijo...

MUchas gracias, David. Interesante parece tu artículo, habrá que leerlo entero.
Saludos

Chus dijo...

Estupenda entrada. ¡A navegar entre las estrellas y contra corriente!

M. A. Velasco León dijo...

Muchas gracias, Chus. Como decían los romanos "per aspera ad astra"
Salud