22 de febrero de 2012

Os debo una explicación ...

y esa explicación que os debo os la voy a pagar.
La conveniente explicación del título de este blog.
Cajón hace referencia al lugar en que se guarda y se protege. Al comienzo con esmero, pero condenado al desorden tras no mucho tiempo. Sin embargo, lo guardado permanece en él, aunque momentáneamente inservible.
Este cajón guarda lo pensado. Reflexiones e ideas espontáneas, que van surgiendo con la misma velocidad con la que se van guardando, es decir, olvidando.
Mi intención es darle utilidad a este cajón y para ello no hay sino que ordenarlo. La memoria es dicho orden, que permite a lo guardado esclarecer, un poco, nuestro presente y actuar en consecuencia.
La memoria puede ser decisiva en la construcción de lo que todavía no existe, el futuro, pero dirige desde su no-ser, la acción presente.
Las otras herramientas del porvenir serán más del tipo navaja de Albacete que de Suiza. Carentes de la sofisticada especialización suiza, pero adaptables a cualquier uso. Todo depende de la imaginación de quien la emplea, no del instrumento mismo.
La Historia de la filosofía, el cine y la música son, por ahora, mis herramientas más a mano.
Parafraseando el espíritu, más que la literalidad, de uno de mis maestros, Luis Cencillo, se resumiría: nuestro pasado retenido nos permite transitar el escurridizo filo del presente, atraídos desde la urgencia del futuro.
Espero que la explicación sea, cuando menos, tan clara como la de Pepe Isbert en Bienvenido Mister Marshall :

2 comentarios:

Clara dijo...

Creo que lo que Pep Isber intenta escuchar es la canción de Garzón, que le viene de arriba.

la mujer sin palabras dijo...

El desorden es fuente de invencíon… ¡Déjelo abierto, tu cajón, así que tus reflexiones pueden salir al ágora!