24 de noviembre de 2012

Compliance

Dedicada a José Luis Borau. Gracias.

Película independiente del director estadounidense Craig Zobel, estrenada este mismo año. Magnífico ejemplo de buen cine, que no precisa fuertes inversiones, ni efectos especiales, ni las dichositas gafas del 3 D (¡no las soporto!). Película humilde pero imprescindible, tanto por lo narrado, y el buen pulso con que lo hace, como por las necesarias reflexiones que despierta.
Os invito a ver la película, como me invitó mi cinéfilo amigo Jiménez Liste -gracias, Alberto- Puede verse de modo legal y gratuito mediante internet.
Al verla sufrí la tentación de dudar de su veracidad, porque resulta molesto pensar que los humanos seamos tan ingenuos, tan sumisos y a la par tan crueles y entregados al abuso. He buscado en la web y, en efecto, la película parte de sucesos ocurridos en EE UU, algunos han llegado a los tribunales.
En seguida vino a mi cabeza el experimento de Milgram (inspirado en las alegaciones de Eichman al ser juzgado en Jerusalén) sobre la obediencia y la autoridad, con sus inquietantes conclusiones. Y el experimento de la cárcel de Stanford, que también versa sobre la autoridad, su legitimación, sus excesos y la necesaria obediencia.
Sin embargo, quiero apuntar más allá, hacia una interpretación desde las reglas del juego político mismo y la reciprocidad implicada en el contrato social, soporte teórico de las actuales democracias.
La situación presente del ciudadano de a pie de España, Grecia, Portugal, Italia, es la posición ocupada por la víctima de la película, una joven trabajadora de una cadena de amburgueserías (sin H). Ha de someterse a la autoridad hasta límites que en condiciones normales no toleraría, como nos está sucediendo a los ciudadanos bajo el shock de la crisis.
Por otra parte, nuestros políticos son los representantes circunstanciales de la autoridad, el mismo papel que en la película desempeña el novio de la encargada de la hamburguesería. No les tiembla el pulso al aplicar medidas que ni siquiera se han atrevido a insinuar en sus programas electorales, amparados en la excusa de la necesidad y las condiciones exigidas por un superior externo.

El equivalente de la encargada está en los políticos de la unión europea y las autoridades monetarias. Los demás empleados de la hamburguesería corresponden con los ciudadanos de los países que, al menos de momento, no tienen nuestros problemas económicos. Lo cual no quiere decir que estén libres de sufrirlos en un futuro próximo, pasando en tal caso de colaboradores pasivos a nuevas víctimas.
Por último, el verdadero protagonista de la película, quien ha urdido la situación, serían los poderes económicos que, en la sombra y sin arriesgar lo más mínimo, salen beneficiados del turbio asunto.

No olvidemos que se trata de una realidad donde es necesaria la colaboración de todos los actores implicados, víctimas incluidas, para que el abuso y la victimización se produzca. Pero los teóricos del contrato social, como Locke, dicen explícitamente que si el gobernante incumple lo pactado, el contrato queda roto y el ciudadano sin obligación alguna ante él. Y esta es la situación presente, de la cual no acabamos de tomar conciencia, ni de la necesaria desobediencia civil que debe seguirla. La inercia psicológica, la desorientación sembrada por los medios de comunicación y por los propios victimarios, así como el abuso de autoridad con el fin de sembrar el miedo y paralizar la respuesta, están actuando como mordaza, de momento. Pero el juego, como en la película, acabará destapándose.

5 comentarios:

Manuel Marcos dijo...

Más claro y alto no se puede decir, Miguel Ángel, en efecto, esto más que un contrato social, es una merienda de negros, ya en amburguesería (por cierto, certera y buena la manca de hache aquí, me gusta) o con chocolate y churros: sólo nos queda la "desobediencia civil", conste que este término de desobediencia me molesta profundamente, porque sería casi como asumir que somos unos niños maleducados e incorregibles y participa por tanto de ese lenguaje para tontos de los medios de incomunicación, prefiero la muy española guerra de guerrillas, o simplemente rebeldía civil. Al final, se llame como se llame, es esto.
Un abrazo. A ver esta película, seguro que prefiero Borau.

David Porcel dijo...

Interesante la analogía que planteas, habrá que verla. Saludos

M. A. Velasco León dijo...

Recomiendo la película, desde la interpretación que planteo y desde la vuestra (ya me contareis).
David, puede dar mucho juego para clases de ética, por ejemplo.
Manuel, lo de las haches ... quede como testimonio de la casualidad, la fragilidad y como agradecimiento a tu persona. Me ha gustado tu reflexión sobre la desobediencia civil.
Abrazos a los dos.

Manuel Marcos dijo...

Cuántas veces damos por hechas las convenciones que snos vienen dadas, una buena forma de saltárselas es equivocarse, las teorías de error y la anarquía, no la quiere nadie. El lenguaje es el primer paso para contravenir el poder establecido. Muy interesante también ese paso de la colaboración pasiva a ser víctima. El contrato está roto, en mil pedazos y se sostiene de milagro, gracias auna suerte de mesmerización o hipnosis colectiva, que cuando desaparezca, precipitará la caída.
Un abrazo, Miguel Ángel

M. A. Velasco León dijo...

Intuyo Manuel que has visto la película. ¡Impresionante! ¿verdad? lo real y aplicable para nuestro presente.
Un abrazo.